Nueva modalidad de abordaje y prevención del aborto

septiembre 7, 2009

Desde el servicio de Ginecología del hospital Castro Rendón se informó que la principal causa de internaciones del área corresponde a las complicaciones generadas por abortos. Por esto, desde el año 2006 se emprendieron cambios en el trato y en la calidad de atención de estas pacientes.

La doctora Gabriela Luchetti.

Desde el servicio de Ginecología del hospital Castro Rendón se informó que la primera causa de las internaciones en esta área son las complicaciones generadas por los abortos. Por esto, la jefa del servicio, Gabriela Luchetti, impulsa desde hace más de dos años una forma distinta de abordar la problemática. 

Esta iniciativa nació en el hospital Castro Rendón, fue acompañada y apoyada por el programa provincial y ahora, se intenta trasladarla a otros servicios de la provincia.

Además, este año, el proyecto de servicio fue reconocido por el Observatorio de Salud, Género y Derechos Humanos, una organización que promociona las experiencias positivas y respetuosas de los derechos y la dignidad de las mujeres en los servicios de Salud Sexual y Reproductiva.

Las complicaciones generadas por el aborto “era nuestro principal problema, por lo que era necesario buscar las mejores formas de atender y solucionar los problemas de estas pacientes”, comentó Luchetti y agregó que “las mujeres se están muriendo de esto, ya que ésta, también es la primera causa de muerte materna en la Argentina”.

Hay una realidad: “el aborto es ilegal, entonces la mujer que tiene un aborto siempre lo tiene clandestinamente y la mayoría de las veces, por el solo hecho de ser clandestino, el aborto es riesgoso”, manifestó la profesional.

Para modificar esto “hay que apuntar a evitar el aborto, porque es una situación horrible y está estudiado que no hay ninguna mujer en el mundo que quiera abortar”, dijo. Pero aseguró que también es necesario resolver de la mejor manera posible el estado de la mujer que llega con complicaciones relacionadas con un presunto aborto. 

“Hay un montón de cosas que se pueden hacer mejor, por ejemplo para evacuar los restos: se puede cambiar el legrado o raspado, por el aspirado”, explicó la ginecóloga. A su vez indicó que “durante años la mujer que llegaba tras un presunto aborto, no era muy bien tratada, muchas veces se las denunciaba, teniendo en cuenta que el aborto es un delito, y había mucha falta de interés para mejorar y prevenir”.

Cambio en las prácticas

Desde el año 2006 el servicio de Ginecología del hospital de mayor complejidad de la provincia emprendió un camino distinto. Por un lado se generó un cambio en el trato y por otro, una modificación en la calidad de atención.

Luchetti contó que “comenzamos a reflexionar sobre varios temas, trabajamos con el servicio de quirófanos, con las enfermeras, con los camilleros, con todos los que se relacionan con este servicio, e hicimos un trabajo largo, de mucha reflexión, con abogados para trabajar esto de las denuncias y todo lo demás”. Finalmente, “comprendimos y sentimos que realmente estábamos maduros para modificar nuestras conductas”.

Había que contemplar las inequidades e implementar técnicas apropiadas, éticamente correctas y efectivas. La jefa del servicio de Ginecología dijo que “había que mejorar todo, que la paciente esté mejor atendida, mejor tratada, no denunciada, que se pueda ir rápido y bien, que sea una prioridad atenderla, porque es una mujer que está pasando un momento terrible”.

Según la referente, “nadie quiere abortar, al aborto llega una persona desesperada, entonces, cuando ingresa al servicio está ultra vulnerable y hay que contenerla, porque además, nosotros ni imaginamos cuáles son las historias que hay atrás de estas mujeres”.

Por otro lado, Luchetti rescató que “la situación post aborto es ideal para que se adhiera a un método anticonceptivo, porque la idea es decirles: ‘no vuelvas a pasar por esto, si te sentiste mal y por ahí después te sentís peor, no vuelvas a pasar lo mismo, si podés evitarlo’. Por eso aconsejamos a las pacientes y tratamos de que se vayan del hospital con un método de anticoncepción”.

Embarazos no planeados y anticoncepción

Es difícil de comprender, “el 50 por ciento de los embarazos en el mundo son no planeados”, dijo la ginecóloga y afirmó que “no es por las fallas de los métodos anticonceptivos”. La realidad es que “muchas mujeres no están usando métodos, cuesta  conseguir la adherencia a los mismos y el beneficio es enorme, pero hay tanto mito y tanta traba, que no podemos creer que con semejante beneficio, la mujer no los use, porque es muy desagradable quedar embarazada sin desearlo”.

En la provincia funciona el programa de Salud Sexual y Reproductiva, y entre las múltiples acciones que concreta, provee de anticonceptivos en forma gratuita, sin embargo “se hizo una evaluación hace un tiempo, desde el programa, y el 49 por ciento de las mujeres que estaban embarazadas no lo habían programado”, comentó Luchetti.

Está claro que hay que ir buscando mayor adherencia a los métodos anticonceptivos, “hay que trabajar mucho, principalmente en la primera consulta”, expresó la jefa del servicio, y reconoció que las pastillas anticonceptivas, pueden provocar efectos secundarios, pero que hay que saber que “en los primeros tres meses suceden la mayor cantidad y luego, empiezan a bajar con el acostumbramiento”. Además, hay que tener en cuenta que existen otros métodos a los que también se puede acceder.         

Este nuevo modo de abordar la problemática del aborto, trajo sus frutos: ya no se registran denuncias, porque primero está el secreto médico; antes de la alta médica, se implementa la consejería y la anticoncepción; para evacuar los restos, se utiliza el aspirado, con menos riesgo, anestesia local y rápida recuperación.