Así calificó el subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra a los hechos de violencia ocurridos este mediodía en cercanías del Centro Administrativo Ministerial.

El subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra calificó a los incidentes ocurridos este mediodía en las afueras del Centro Administrativo Ministerial (CAM) como una “actitud total y absolutamente premeditada”, por parte de representantes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), “habiendo llevado a la gente en vehículos, en trafics que salieron de Casa de Gobierno”. Agregó que se trató “de actos de vandalismo, porque allá no sólo estuvo la conducción de ATE, sino que se sumaron terceros que nada tienen que ver con este conflicto del que se venía hablando”.

“Concurrieron con escudos prefabricados y llevados para la ocasión. Esto habla de la premeditación de la que hablo”, enfatizó y agregó que “hoy asistimos a un acto premeditado y de vandalismo. Han concurrido con pertrechos, con elementos contundentes para ocasionar daños en los bienes públicos”. Consecuentemente agregó que desde los manifestantes “la intención, de acuerdo con lo que se vio, era desatar nuevamente un conflicto violento, quedar como víctimas ante la ciudadanía, cosa que no son”.

“Cuando hablo de premeditación lo digo también no sólo en función de lo que pasó, sino que también sabían que en un barrio tan popular, como son las adyacencias del CAM, muchos jóvenes se sumaron a estos actos de violencia y de delito. Esto quiero dejarlo perfectamente en claro”, amplió.

“Aquí no estamos hablando de un conflicto gremial, estamos hablando de actos de vandalismo, de violencia, coerción, contra bienes del pueblo, contra trabajadores del Estado, incluso cuyas consecuencias llegan mucho más allá y afectan a terceros, en este caso el de la ciudadanía que vive en los alrededores de este centro administrativo”, continuó y reiteró que “la intervención policial fue al solo efecto de garantizar la integridad física de los trabajadores del  CAM”.

Respecto de las consecuencias de los incidentes, el funcionario explicó que están en desarrollo las evaluaciones sobre los deterioros ocurridos y que hubo una importante cantidad de patrimonio dañado. “Cortaron alambrado, cerco perimetral, con el fin de ingresar y acceder a los edificios públicos”, detalló y aseveró que “esto ya no se trata de una cuestión del reclamo que venían efectuando. Esto ya ha excedido los límites y habla de actos de vandalismo”.

Reiteró que hoy no hubo personal policial por fuera de los muros de Casa de Gobierno, “a los fines justamente de evitar cualquier tipo de confrontación o enfrentamiento que luego sirviese como excusa para el accionar violento de la conducción de ATE y justificar los destrozos y daños causados”.

Agregó que “hubo una comunicación por parte de la fiscalía penal de Neuquén con autoridades de la conducción de ATE para interponer un mediador penal, para que no se desataran los acontecimientos que ocurrieron ayer, que no pasase a mayores. Luego de ese intento de mediación, no acatando evidentemente la propuesta de diálogo hecha por la justicia, se retiraron de los alrededores de Casa de Gobierno y concurrieron al Centro Administrativo Ministerial”.

Pereyra calificó a los incidentes ocurridos este mediodía en las afueras del CAM como una “actitud total y absolutamente premeditada”.

Ante esta situación, el subsecretario informó que se “alertó al personal policial sobre la concurrencia”, y que “hubo una gran cantidad de trabajadores que se mantuvieron firmes en sus puestos de trabajo”. En consecuencia, añadió, “al solo fin de resguardar la integridad física de esas personas que se quedaron en el interior del CAM y de preservar el patrimonio del pueblo de Neuquén, el personal policial no permitió el acceso a esas instalaciones de este grupo violento”.

Sobre la intervención policial, explicó que el objetivo de la medida es “hacer cesar el delito. Es por eso la intervención de la policía. La intervención no es caprichosa, sino que obedece a una cuestión legítima, a una obligación, atribución que tiene en la Ley 2081 la Policía de la provincia. Es en el marco de esa ley que interviene para hacer cesar esos actos para que no pase a mayores”.

“Bajo la hipótesis de que no intervenga el personal policial, estaríamos lamentando destrozos hacia los edificios públicos y la información sensible que maneja el Estado en esos  organismos”, agregó.

Pereyra informó que “la policía no ha procedido a detenciones, sí a la individualización de las personas para poner esos nombres a disposición de la justicia y eventualmente se expedirá”, y dijo que eso es “una muestra más de que nosotros no le echamos nafta al fuego. Esto es una muestra más, cuando no se han efectuado detenciones, de no querer agravar aún más la situación de conflicto y de violencia”.

“Acá hay una sola estrategia, que es la de los canales normales de comunicación. Cuando esos canales se ven alterados, no veo diálogo posible. La única solución posible es el diálogo. Como gobierno estamos intentando por todos los medios que estas cosas no sucedan, mas no resulta posible cuando el diálogo está interrumpido por una de las partes”, promulgó.

“Sobre todo lo que tenga que ver con daños al patrimonio del pueblo, tenemos la obligación como funcionarios de presentar las denuncias pertinentes”, indicó. Además, destacó el accionar de la prensa ante los incidentes y lamentó el daño sufrido por algunos periodistas.

“Los fiscales están trabajando en los sucesivos hechos que devienen de este conflicto. El resguardo del patrimonio está bajo nuestra responsabilidad”, concluyó.