El gobernador Omar Gutiérrez presidió el acto inaugural del edificio, que demandó una inversión de 20 millones de pesos. Dijo que permitirá “dar contención y respuesta educativa, integrándonos en este espacio de trayecto educativo y social para que cada uno acceda rápidamente al trabajo y tenga definitivamente igualdad de oportunidades”.

El gobernador Omar Gutiérrez presidió esta mañana la ceremonia de inauguración de la Escuela Integral para Adolescentes y Jóvenes con Discapacidad N° 2, ubicada en Elordi y Colón de la ciudad de Neuquén.

Del acto, que comenzó con el tradicional corte de cintas, también participaron la ministra de Educación, Cristina Storioni, y la directora de la escuela, Norma Alarcón.

En su discurso, el gobernador manifestó que “la comunidad de esta escuela es un ejemplo” y destacó la inversión de 20 millones de pesos en la obra “para poder dar contención y respuesta educativa, integrándonos en este espacio de trayecto educativo y social para que cada uno acceda rápidamente al trabajo y tenga definitivamente igualdad de oportunidades”.

El gobernador recorrió las instalaciones y compartió un momento con la comunidad educativa.

Destacó “esta herramienta que dispusimos el año pasado de Educación Inclusiva”, y recalcó la importancia de que “tengamos 600 docentes inscriptos formándose y capacitándose, y 400 estudiando y cursando”. Además, hizo un reconocimiento a los docentes “que ya están haciendo realidad la igualdad de oportunidades”.

Al mismo tiempo, Gutiérrez expresó: “quiero transmitirle a cada uno de los padres de estos niños que estamos orgullosos, porque son un ejemplo de vida” y agregó “el esfuerzo y la confianza, pero principalmente el trabajo, hoy permiten inaugurar este establecimiento para seguir”.

El gobernador señaló que “cuando escucho decir que esta juventud viene mala, están equivocados. Nuestra juventud viene diez veces mejor que nosotros. Más rápida, íntegra, socialmente no tienen ningún prejuicio, no se inhiben, no discriminan a nadie; son un ejemplo de este futuro que nos espera”.

El gobernador hizo un reconocimiento a los docentes “que ya están haciendo realidad la igualdad de oportunidades”.

“No son muchas las provincias que pueden dar este ejemplo”, dijo Gutiérrez y añadió que “es consecuencia de esta materia prima, de la familia de estos chicos y de cada uno de estos docentes y no docentes, que han decidido levantar la bandera eterna de la justicia social, la inclusión, la igualdad de oportunidades desde la raíz, desde el trayecto educativo, para que a medida que vayan creciendo no les falte nada y tengan las mismas posibilidades”.

A su turno, Storioni dijo que “esta escuela es un núcleo de la inclusión. Sus chicos que van a la escuela a terminar la primaria o la secundaria, están incluidos en las escuelas de la ciudad”.

“Hay una fuerte decisión del gobierno provincial de seguir construyendo fortalezas para la inclusión. No hay otra manera para que la escuela pública neuquina sea inclusiva; esta es la forma. Esto es lo que tenemos que hacer visible, que estos chicos y chicas pueden acceder a la igualdad de oportunidades”, subrayó la ministra.

Por su parte, la directora Norma Alarcón recordó cómo se gestó el pedido para la construcción de la nueva escuela. Informó que la escuela tiene más de 30 años y que “el lema y orgullo de esta escuela es que los chicos siempre estuvieron con clases”.

“Nuestro lema es ese: trabajar, seguir adelante y seguir consiguiendo cosas. Creemos que la única forma es trabajando, no hay otra; por convicción, por vocación y por esfuerzo. Todo lo que ha construido esta escuela es por esfuerzo y con compañía de este gran equipo de docentes”, concluyó.

El nuevo edificio tuvo una inversión de más de 20 millones de pesos.

Acerca de la obra

El nuevo edificio tuvo una inversión de más de 20 millones de pesos. El establecimiento se integra al predio en el que también funcionan las escuelas especiales Nº 15 y Nº 4, el Taller Terapéutico Quellen, el Taller Didáctico y la reciente Escuela Especial Nº 1.

El nuevo edificio ocupa una superficie total aproximada de 3.900 metros cuadrados, de los cuales 834 corresponden al edificio propiamente dicho que se construyó con una orientación oeste-este y espacio para una huerta. Los importantes desniveles del terreno (cuatro metros de altura en 75 metros de distancia) requirieron una tarea de movimiento y análisis de suelo.

En esta primera etapa se finalizó con los talleres de carpintería, envasado, conservas y dulces; costura, cuero, artesanías y manualidades; ecoleña, taller de huerta y jardín, y un aula para grupos de integración. Además, tendrá su respectiva área de administración, apoyo y extensión; dirección; secretaría administrativa y archivo; gabinete técnico, psicológico, asistencia social y psicopedagogía. En cuanto a los servicios, cuenta con sanitarios para alumnos y docentes, personas con movilidad reducida y personal no docente; un depósito de comestibles; otro de limpieza, cocina y sala de máquinas.

El sistema constructivo empleado fue del tipo tradicional, con muros exteriores de ladrillo común y revestimiento en piedra laja rectificada; muros interiores de ladrillo cerámico terminados en revoque fino con pintura al látex y revestimiento cerámico para los sanitarios. Todos los muros cuentan con capa aisladora de tipo cajón (horizontal y vertical) y se ajustan, al igual que la cubierta, a las normas antisísimicas Cirsoc-Inpres 103.

La alimentación eléctrica proviene de un tablero principal que se conecta por medio de un conductor Sintenax a través de cañeros y cámaras existentes en el complejo. Internamente, la instalación tiene características convencionales y artefactos tipo fluorescentes. Cuenta además con un sistema de calefacción centralizado con equipos generadores de aire y distribución por conductos de chapa galvanizada.

La protección contra incendios se vincula con la red del complejo y al nuevo edificio se lo proveerá con una central de detección y aviso, luces de emergencias, señalización de escape y barrales antipánico en puertas de salida.