Fue ayer en la comisión de Servicios Públicos del Deliberante capitalino, mediante un proyecto de ordenanza que prevé la firma de un convenio entre el EPEN y el municipio.

El presidente del Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN), Francisco Zambón, participó ayer de la Comisión de Servicios Públicos para brindar detalles del  sistema eléctrico de la ciudad capital, en el marco del Plan de Soterramiento de Líneas de Media y Alta Tensión presentado por el concejal Alejandro Nicola.

El proyecto de ordenanza prevé la firma de un convenio entre el EPEN y el municipio para financiar la realización de los estudios y los proyectos de reconfiguración y modernización del sistema de media y alta tensión, con el objetivo de soterrar las líneas que hoy atraviesan la ciudad.

Mediante una presentación en pantalla, Zambón explicó gráficamente cómo la población fue creciendo a lo largo de los años junto a la construcción de las líneas y cómo la planta urbana fue avanzando sobre ellas.​ Esto generó invasiones de la franja de seguridad y de servidumbre, con distintos grados de complejidad. En este sentido, el presidente del EPEN expresó que “el proyecto de ordenanza es el puntapié inicial para encarar los estudios y  proyectos,  teniendo en cuenta tanto los aspectos urbanos como los del  sistema eléctrico en su conjunto”. Asimismo, se indicó que el estudio no llevaría más de seis meses de realización.

En cuanto a la seguridad pública y la viabilidad del proyecto, Zambón explicó que “el EPEN posee un sistema de Gestión Ambiental y de Seguridad Pública auditado por el ENRE para gestionar, controlar, mantener y operar estas líneas, lo cual nos genera un compromiso continuo con la minimización de los riesgos  potenciales asociados a nuestras instalaciones”.

Por su parte, el ing. Nicola indicó “estamos hablando de una planificación a 20 o 30 años, que nos permitirá recuperar espacios para destinarlos a diversos usos urbanos, eliminar la contaminación visual de las líneas, mejorar la seguridad pública, mejorar la confiabilidad del sistema eléctrico y ordenar el crecimiento de la ciudad.

Según el proyecto de ordenanza, se podrán recuperar 93,5 hectáreas y las acciones se podrán complementar con el soterramiento del resto de los servicios, distribución de energía y comunicaciones, y la instalación de mobiliario urbano y mejoramiento de áreas verdes.