Agradezco a los organizadores, al Club del Petróleo, gracias Oscar (Vicente) por esta nueva invitación, a toda la Comisión Directiva; a los organizadores, a los que prepararon, hicieron posible también esta comida; a los que aportaron los recursos para que también sea posible; a los representantes de todas las empresas; a los representantes de los trabajadores, gracias Guillermo (Pereyra) por la presencia; a los representantes del gobierno nacional; autoridades del gobierno provincial del Neuquén; demás autoridades de gobiernos provinciales.Pasaron tres años de la primera reunión que tuvimos aquí en 2008, y luego lo repetimos en 2009. En aquel 2008 hablamos con todos ustedes acerca de las concesiones, acerca de los plazos, acerca de las prórrogas, me acuerdo que Oscar (Vicente) así como también allí deslizó el tema de los tiempos y los plazos y tiene una vital importancia para las inversiones, en aquel momento de 2008 también Oscar (Vicente) directamente en forma muy directa aludió al tema de las prórrogas, manifestamos que estaba en nuestra agenda de gobierno, y así procedimos.

Antes la historia era más lenta, en otras épocas, se contó por edades, después por siglos, después por décadas, ahora la historia se cuenta por meses y por días, son muy rápidos y muy veloces los acontecimientos; lo estamos viendo en un siglo XXI muy conmocionado, muy convulsionado.

Y en la charla de hoy creo que está rondando el tema por un lado de la naturaleza y lo que es la geología, las ciencias, los avances tecnológicos. Por otro lado lo que es el ser humano, la necesidad de progreso, de desarrollo que tiene; la organización de sistemas económicos y políticos, y sociales que funcionen; funcionamiento de los gobiernos, de las empresas, de los sindicatos. Y el tercer punto es, que a nosotros nos interesa, es la necesidad de energía en Argentina y en el mundo, y de recursos que hagan posible tener este vital elemento en condiciones, en calidad, en cantidad, y el tiempo en oportunidades, también valores.

Po supuesto que la energía y los alimentos son dos temas centrales para la vida de los pueblos, pero también en un siglo convulsionado como XXI lo que es necesario construir es paz social, lo vemos, paz social y que tiene que ver también con el funcionamiento de sistemas económicos y sociales. Quién iba a imaginar hoy que podíamos tener un Estados Unidos en crisis; a un dólar en crisis; o que podríamos tener una posibilidad de default en Estados Unidos; o una crisis recurrente en Europa con el euro. Crisis del euro, en Europa, en Estados Unidos. Esto no lo imaginábamos, lo imaginábamos en América Latina, en Argentina, pero imaginarlo en las grandes economías, o en crecimiento de países como China, y el desarrollo y el motor que representa en el mundo.

Lo que ha sucedido en Noruega recientemente, en un país que es el país del Premio Nobel de la Paz, porque no solamente tenemos terrorismo islámico, aparece ahora terrorismo de derecha, que como lo ha dicho un pensador muy importante, el terrorismo, ya sea de derecha, islámico, lo que desprecia es la existencia de un multiculturalismo o es la presencia de distintas culturas o una sociedad plural y abierta; y ejerce con la violencia una falta de respeto a la democracia, una falta de respeto al ser humano, y no es un hecho aislado.

Oklahoma no fue un hecho aislado de Estados Unidos, y ahora Noruega no es un hecho aislado, esto representa una mentalidad sectaria, representa el odio, representa la intolerancia y la violencia. Y tarde o temprano, tarde o temprano esta intolerancia y estos fanatismos generan y provocan alguna acción irresponsable y también acciones estúpidas como lo que vivimos ahora en Noruega. Y hay que analizarlo, porque este señor (Anders Behring Breivik) su arma la compró y le dijo al gobierno que era para cazar ciervos. Y la mira telescópica y el silenciador lo compró por email. Y tuvo en el régimen de una sociedad abierta y libre, fácil acceso a armas de mucho poder, y fácil acceso y falta de control a todo lo que tiene que ver justamente con la intolerancia y con el fanatismo.

El fanático, el violento es enemigo de la democracia, y como decía este famoso escritor (Stieg) Larsson que fue el autor de la trilogía Millenium, dijo claramente que estos hechos no eran aislados, que estaban organizados, y que son una advertencia para las sociedades. Y hago este comentario porque creo que aquellos que tienen que tomar decisiones como ustedes, de inversión en el mundo, en algún tiempo podían pensar seriamente en los riesgos que representaba el riesgo Argentina, o el riesgo América Latina, o el riesgo país.

Creo que hoy estos riesgos lo estamos viviendo en todo el mundo, y que tenemos la obligación todos de construir en el mundo, en un sistema global, construir la paz, y la paz se construye más en el progreso, solamente el progreso y el desarrollo es lo que permiten construir y generar riquezas, generar mejor oportunidades de trabajo, de estudio, de capacitación, de salud, de educación.

Quiero referirme y quiero hablar con ustedes en este contexto de construir paz, construir justicia, construir desarrollo, de lo que tiene que ver con la provincia del Neuquén materia hidrocarburífera. Quiero contarles un cuento que solía contarme mi padre sobre un minero, creo que tiene que ver un poco con la actividad del petróleo. Dice el relato que un minero, que podría ser perfectamente una persona dedicada a la actividad del petróleo y el gas, muere y se va al cielo y San Pedro lo recibe, y le dice “¿a qué se dedicaba usted en la tierra?”, “yo me dedicaba a la minería, o me dedicaba al petróleo, al gas”. “No, mire no hay lugar para usted, tengo el cielo lleno de mineros, de petroleros, me tienen el cielo agujereado, lleno de pozos, está lleno de pleitos, lleno por ahí hasta fantasías”. “Pero mire que yo era -le dice este hombre a San Pedro-, yo era un buen hombre, era un buen hombre en la tierra, ¿por qué me a excluir, por qué me va a discriminar?”, hablando de fanatismo. Dice, “bueno es que no hay lugar”. “Bueno, pero hago un pacto con usted. Si usted me deja entrar yo le saco a todos los mineros y a los petroleros del cielo. ¿Usted me deja entrar?”. “Sí, por supuesto”. Este hombre entra al cielo -cuenta, el cuento es de minería, original, pero se puede aplicar a un yacimiento no convencional, se puede aplicar… una piedrita de por ahí de Vaca Muerta, una muestrita, o con una piedra con oro-, y le dicen “¿de dónde sacaste esa piedra?”. “Allá afuera del cielo, en aquella nube”. Al rato todos los mineros salían del cielo con sus canastillas, con sus herramientas a buscar en ese lugar. Y cuando este hombre también se iba con todos los mineros, San Pedro le dice “usted se puede quedar”. Dice “no, no me voy a quedar, yo me voy a ir por las dudas…. no vaya a ser que sea cierto”.

Entonces creo que en minería y en petróleo tiene que estar este entusiasmo del descubrimiento, del geólogo que da el puntapié inicial y que expresa donde puede haber una oportunidad de desarrollo.

Nosotros tuvimos en el mes de abril un informe del Departamento de Energía de los Estados Unidos que nos pone de manifiesto lo que nosotros venimos pensando hace muchos años. Que en la cuenca madura neuquina tenía en su subsuelo gran cantidad de recursos de yacimientos no convencionales en geologías más profundas o más completas. Y este informe da cuenta que después de China y Estados Unidos, la República Argentina en yacimientos no convencionales se encontraría en tercer lugar en cantidad de recursos en el mundo. Y la cuenca neuquina dentro de esta cuenca argentina sería la más preciada niña bonita que daría lugar a una nueva etapa, a una nueva edad en lo que hace a la cuenca neuquina en lo que hace al trabajo de sus yacimientos hidrocarburíferos.

Neuquén, como ustedes saben, inició su actividad en 1918 con su primer pozo descubridor, con un equipo que se llamaba Patria, donde estaba el ingeniero (Enrique) Cánepa al frente. Y que, al llegar a los 500 metros, recibió la orden de abandonar las tareas y todos los trabajadores que estaban con Cánepa decidieron continuar el trabajo aun sin cobrar los sueldos. Trabajaron los meses de agosto, setiembre y octubre, después de dos o tres años de trabajo, sin cobrar porque estaban seguros y tenían la certeza de que iban a encontrar petróleo.

Así se descubrió el pozo Nº 1 en Plaza Huincul. Fue un equipo que se llamaba Patria con el esfuerzo, la convicción y la fe de hombres que no aflojaron ni aún frente a la adversidad ni aún frente a la falta de recursos económicos.

A partir de entonces, se inició una larga historia en la provincia de Neuquén en materia de gas y de petróleo. Esta historia, ustedes la conocen muy bien. Nació cerca del Octógono de Plaza Huincul, de la ciudad de Cutral Co. Y se empezó a escribir una nueva historia en materia de gas y de petróleo donde YPF tuvo, como empresa pública nacional, una página muy importante, porque fue la columna vertebral del desarrollo de la Patagonia.

Después aparecieron otras compañías petroleras en la década en que se otorgaron las concesiones. Y también se descubrieron nuevos yacimientos. En 1977, se descubrió el gigante gasífero en Loma La Lata. A partir allí, también se inició una nueva historia con la matriz energética argentina.

Poco se producía en Neuquén antes del descubrimiento de Loma La Lata pero, a partir de este yacimiento y de otros descubrimientos en el país, a la matriz energética la hemos llevado a tener, en el día de la fecha, un 49 ó 50 por ciento con gas y un 40 ó 41 por ciento con petróleo. Casi el 90 por ciento de la matriz energética de Argentina depende de los hidrocarburos. ¡Vaya entonces si no es importante hablar de gas y petróleo en la República Argentina!

A partir de allí, el gas en la industria, en los domicilios, en la energía eléctrica y en el transporte vehicular fue y es la fuente que hace mover el brazo productivo de la república. Y también es el confort de los hogares y de todo lo que tiene que ver con la generación de electricidad.

Con el consumo de gas, lo vemos, ha crecido la economía, crece la población, crece la cantidad de vehículos que hay en la calle y crece la generación de energía eléctrica. Declinan nuestros campos maduros pero, gracias a Dios, se descubrieron nuevas tecnologías en el mundo, tecnologías que hoy están disponibles.

A partir de esas nuevas tecnologías, países como Estados Unidos desarrollaron el gas no convencional. Hoy, en Estados Unidos, el 50 por ciento del gas procede de yacimientos no convencionales. Y esto lo han desarrollado en 5 ó 6 años. Quiere decir que, si nosotros tenemos una geología y una naturaleza donde Dios nos ha favorecido, tenemos las mismas oportunidades que Estados Unidos y que Canadá.

En arenas y en arcillas, en yacimientos no convencionales, podemos tener la respuesta a lo que la República Argentina está necesitando, no sólo en materia de gas sino en materia de petróleo.

En 2010, se pusieron de manifiesto yacimientos de gas en la Cuenca Neuquina, yacimientos no convencionales. En el año 2011, también petróleo en Loma La Lata y en Bajada de Añelo. Y, en 2011 también, hemos tenido, en Anticlinal Campamento, la primera fractura múltiple realizada en América Latina, con casi certeza y seguridad de excelentes posibilidades de éxito para tener, en esta nueva tecnología, la solución a los problemas que estábamos mencionando.

Neuquén tuvo el pico de producción de gas en el año 2004: casi 28 millones de metros cúbicos, casi un TCF (siglas en inglés de trillones de pies cúbicos). Pero está declinando esa producción. En 2010, estamos en 22,4 millones. Pero igual, aun con esa cantidad, estamos en el 50 por ciento de la producción nacional.

Y en petróleo, después de tener el pico de producción en el año `98 con 18 millones de metros cúbicos, en el 2010, casi no hemos llegado a los 8 millones de metros cúbicos. Es decir, el 22 por ciento de la producción nacional.

En ventas, en el año 2010, en materia de gas, la provincia de Neuquén facturó o todas las empresas facturaron 1.433 millones de dólares por 60 millones de metros cúbicos por día y alrededor de 2.100 millones (de dólares) en materia de petróleo. Estamos hablando de 3.500 millones de dólares de facturación con 40 mil puestos de trabajo en forma directa o indirecta, alrededor de 500 millones de dólares en regalías y unos 330 millones de dólares del Impuesto a las Ganancias.

Es importante este aporte al Producto Bruto Interno, por supuesto de la provincia de Neuquén, pero también de la República. Pero creemos que nosotros tenemos posibilidades de multiplicar estos números, tanto en cantidad como en precios, para el funcionamiento de la República en los próximos años.

Fíjense que, en el año 2011, el país produjo 120 millones de metros cúbicos por día, que la mitad lo produce Neuquén, se importaron de Bolivia 6 millones de metros cúbicos por día y, de los buques metaneros, se aportaron 11 millones de metros cúbicos. Estos 137 millones de metros cúbicos hacen al consumo. Quiere decir que Argentina dejó de tener, por supuesto, autoabastecimiento y necesita importar gas.

Y la importación de estos 17 millones de metros cúbicos por día de Bolivia y de los buques metaneros representó 1.500 millones de dólares, es decir, exactamente lo mismo que la facturación de nuestros 60 millones de metros cúbicos por día de la provincia de Neuquén. Con el triple de producción, la misma facturación.

Y sé que se ha firmado una carta de intención (con Qatar para importación de gas). Me parece bien que el gobierno nacional busque soluciones coyunturales a los problemas de abastecimiento de gas y que lo pueda encontrar en cualquier lugar del mundo. A raíz del tsunami en Japón, está faltando gas en el mundo. Y se firmó una carta de intención con Qatar.

Para la transición y para la coyuntura, Argentina tiene que buscar abastecerse de gas y petróleo. Pero nosotros creemos que, en la provincia de Neuquén y en los yacimientos no convencionales de la República Argentina, tenemos la posibilidad cierta de que esta carta de intención quede como una intención. Y de que, desde la provincia de Neuquén, se puede aportar a precios y valores de boca de pozo justos, equitativos y razonables. La provincia de Neuquén puede aportar perfectamente este gas.

Qatar se está pensando como intención para 2014. Yo creo que, a 2014, después de lo que vamos a conversar sobre condiciones y sobre distintos aspectos que tienen que ver con esta realidad, Qatar se puede quedar como una buena intención de abastecer a la república. Porque creo, si nos ponemos a trabajar en equipo el gobierno nacional con el gobierno provincial y los municipios, más las empresas productoras, empresas asociadas, empresa de servicios y sindicatos, si nos ponemos a trabajar en un nuevo esquema con reglas de juego claras, no necesitamos cartas de intención y no vamos a necesitar importar con los buques metaneros.

Lo de Bolivia seguirá siendo una decisión geopolítica y geoestratégica. Pero, de los buques metaneros, estoy seguro que los podemos reemplazar con producción local. Porque la producción local, además de generar ahorro de divisas, sustitución de importaciones y una economía de escala para la república, significa generación de trabajo, significa generación de capacitación, significa generación de trabajo para equipos propios y significa también generación de regalías, impuestos nacionales, impuestos provinciales y aportes al valor agregado al Producto Bruto Interno.

Todo esto lo podemos lograr, repito, si generamos un clima de convivencia y de inversión apropiado. Nosotros, con nuestro plan de gobierno de 2007 a 2011, nos propusimos distintos objetivos. Uno de ellos es el que mencionábamos al principio sobre las prórrogas en materia de concesiones, para generar un ambiente apropiado para nuevas inversiones en la actividad hidrocarburífera por la caída de la producción. En segundo lugar, iniciamos acciones de consenso con el gobierno nacional para dinamizar el sector. Y así fue como llegamos a programas como Petróleo Plus, Gas Plus y Refino Plus.

Con el programa Refino Plus, en la provincia de Neuquén, y está presente Miguel (Schvartzbaum, presidente de Petrolera Argentina) en esta reunión, estamos inaugurando, antes de que termine el año, una nueva refinería en Plaza Huincul. Inaugurando, en lo posible, el abastecimiento de naftas en la república, que en este momento el país lo está necesitando.

Por supuesto que, en este programa de Refino Plus, hay recursos del gobierno nacional que han sido destinados a este programa, no solamente para la provincia de Neuquén sino también para otras provincias, en otras destilerías donde están realizando programas. Necesitamos aumentar la capacidad de refino.

En tercer lugar, nosotros también, pusimos en marcha una empresa estatal Gas y Petróleo del Neuquén, la creamos en convenio con el ENARSA (Energía Argentina S.A.), fuimos a Aguada del Chañar a hacer dos pozos. En los dos pozos hemos encontrado, en uno más petróleo y en otro más gas, pero nos permite vislumbrar también una actividad estatal como productores. Sin pretender abarcar, por supuesto, toda la tarea que significa la actividad hidrocarburífera, sino simplemente, tener una presencia del Estado dinamizando también la actividad.

Por otro lado, también hemos licitado lotes exploratorios con gas y petróleo, todos dentro del programa también de Gas Plus. Esto ha dado como resultado la posibilidad de primero, saber adónde estamos parados y que tenemos como recursos. Nosotros tenemos una estimación propia y creemos que como recursos la cuenca neuquina tiene en gas, alrededor de trescientos TCF. Es una, por supuesto, primera aproximación donde hace falta explorar, conocer, saber dónde estamos parados, pero no es menor lo que tenemos en recursos no convencionales.

Al mismo tiempo, este plan de trabajo, este plan de gobierno 2007-2011 con estas acciones que hemos llevado adelante, nos permitieron poner en producción, ya en estos momentos, cinco millones de metros cúbicos por día que derivan gas, tight (arenas compactas)y shale (arcillas), que es alrededor del 8 por ciento de la producción de la provincia de Neuquén. Y creemos que este es el inicio, es el comienzo.

¿Qué es lo que tenemos que hacer? En primer lugar, tenemos que conocer la naturaleza de la cuenca neuquina. Cuando estuve en Canadá, cuando estuve en Texas, en el estado de Colorado, yo sentía y me parecía, que había mucha familiaridad entre estos estados y la provincia de Neuquén. Me resultaban incluso escenarios muy familiares, y después de las conversaciones con geólogos y con ingenieros en reservorios de Canadá y Estados Unidos, donde me decían que la roca madre en la provincia de Neuquén, Vaca Muerta y demás, tenían grandes posibilidades y pensé que Dios realmente fue muy generoso con la provincia de Neuquén y alguna vez he dicho que si no es neuquino debe tener por ahí la camiseta de la provincia de Neuquén puesta por que realmente las formaciones neuquinas e presentan como muy alentadoras. Pero hay que conocerla; y para conocerla, hay que trabajarla, hay que trabajar con sísmica como hablábamos recién también con Oscar (Oscar Vicente, Presidente del Club del Petróleo), con micro sísmica. Hay que trabajar para conocer el reservorio y en esto tiene que haber mucha generosidad y tiene que haber mucho intercambio de información entre las distintas empresas por que estamos en presencia de una de actividad, que lejos de ser competitiva, puede ser de complementariedad entre las distintas empresas.

En materia de tecnología que es el segundo punto, se ha desarrollado en el mundo, está disponible, pero tenemos que aprenderla también; que la aprender nuestros técnicos, nuestros profesionales, nuestros trabajadores…

En materia de capacitación de recursos humanos, tenemos que hacerlos para permitir justamente que se desarrolle esta actividad, que se van a hacer pocos los recursos humanos disponibles.

En materia de infraestructura tenemos que hacer posible con caminos, con ductos, con instalaciones, prepararlos; tener disponibilidad de energía eléctrica, disponibilidad de agua, disponibilidad de arenas, disponibilidad también de piletas para almacenar el agua, equipamientos, preparase, traer nuevos equipos.

Tenemos que generar inversión, más inversión, para dar lugar a la posibilidad que de crezca el trabajo local.

También estas respuestas permiten tener autodeterminación en materia de energía, no podemos estar dependiendo de los buques metaleros y de importación del gas. Entonces, es importante para un concepto soberano, tener energía como así tener alimentos.

En el concepto económico, tenemos que buscar generar un mercado de precios locales, no aspiramos a los precios de importación del gas, pero si aspiramos a tener precios locales de producción y ganancia, como hay precios locales en los Estados Unidos que sea un esquema de…ganar-ganar.

Y además, el resultado de todas estas actividades, va a representar tener más reservas, más producción local, más inversiones, más soberanía. Más valor agregado al Producto Bruto Interno y más desarrollo tecnológico y de equipamiento.

¿Cómo hacerlo? Tenemos que hacer políticas proactivas desde el Estado, y ¿cuál es el desafío del Estado provincial y también del Estado nacional?:

En primer lugar diseñar y regular una red vial para transportar equipos pesados y de carga. Tenemos que minimizar el impacto ambiental con el uso de locaciones múltiples. Hay que regular el uso del agua, hay que regular el almacenamiento de agua, cargas y tipificación de aditivos para fracturas. Hay que preservar los acuíferos. Hay que regular el reciclado de fluidos de retorno a fractura.

Hay que coordinar con Nación un régimen rápido de importaciones de equipamientos. Hay que ampliar la difusión del tema en la sociedad, hay que trabajar con el concepto de responsabilidad social empresaria, hay que hacer acuerdos sectoriales, con los sectores del trabajo, con los sectores de las empresas de servicios. Hay que coordinar acciones conjuntas con operadoras y concesionaras para conocer mejor las tecnologías y los recursos de los reservorios no convencionales.

Esto entre otras medidas que hay que tomar, pero fundamentalmente, creemos que hay que coordinar acciones entre Nación, Provincia y también con los municipios para tener un marco normativo previsible, un marco normativo claro, reglas de juego precisas y claras.

Quiero en este marco normativo, referirme en especial a la Ley 17 319. La Constitución Nacional y la reforma del año 1994, han hecho que las provincias seamos los dueños, los propietarios de los yacimientos. La ley corta también nos da amplias facultades por ejemplo, para el tema de prorrogas. Pero la Ley 17319, dictada en el año 1967, es una ley que conceptualmente y filosóficamente, ha nacido con un concepto clave, y lo define en el preámbulo, en la exposición de motivos, dice: “La finalidad del cuerpo legal es clara y no tergiversable” (…); dice el legislador allá por el año ‘67: “satisfacer las necesidades de hidrocarburos del país con la producción de sus yacimientos, para lo cual es imprescindible contar con adecuadas reservas” (…). Acá hay una definición, la definición es: “satisfacer las necesidades de hidrocarburos del país con la producción de sus yacimientos”. Esto quiere decir que hay hacerla en forma acelerada y completa e integral.

El rol del Estado en la agricultura, en la ganadería, en la industria y en el comercio, es un rol seguro: de generar seguridad jurídica, de incentivar y promocionar la producción, pero el rol del Estado en hidrocarburos, además de esas funciones, de dar seguridad, de incentivar y promover, como tiene el dominio eminente, otorga concesiones en exclusividad tiene la obligación de exigir que haya un desarrollo integral, acelerado de los yacimientos. Pero para exigirlo, tiene que cumplir con obligaciones, porque la causa jurídica de dar las concesiones en exclusividad es, justamente, la que le permite al productor presentar su planta de trabajo y tiene la exclusividad de lo que descubra y que luego pone en explotación. Y allí tiene que haber un respeto a esa exclusividad y tiene que haber un respeto hacia el plan de trabajo.

Y el desarrollo acelerado, completo, integral del yacimiento tiene que ser un desarrollo que respete las características de cada yacimiento: las características técnicas, económicas y ambientales. ¿Qué quiero decir yo con esto? Lo que plateaba Oscar (Oscar Vicente, Presidente del Club del Petróleo), si vamos a ir a explorar, si vamos a ir a desarrollar yacimientos no convencionales, tenemos que superar algunas interpretaciones de la ley 17319.

Cuando digo superar, quiere decir que las normas son dinámicas y se tienen que adecuar a los signos de los tiempos, tenemos nuevas tecnologías, tenemos nuevos reservorios, tenemos reservorios no convencionales, tenemos un desafío por delante. Y la ley 17319 en su texto y en su espíritu nos permite tener normas claras y que es posible tener una concesión de explotación, pero al mismo tiempo sobre esa concesión y sobre esa área tener nuevos derechos de exploración, que hagan hacer nuevos plazos, con respecto a las concesiones nuevas que se encuentren explorando y puedan ponerse en explotación. Digo esto porque si queremos desarrollar estos yacimientos tenemos que hacer grandes inversiones, la tecnología es cara, los pozos son caros pero son pozos que tienen una ventaja: que producen por mucho tiempo, al producir por mucho tiempo permiten amortizar las inversiones y permiten tener producción local, por lo tanto las autoridades nacionales y provinciales estamos en condiciones de generar reglas de juego claras, en base a una clara interpretación de la ley 17319; ahora bien, la exclusividad es una exclusividad para el desarrollo y explotación, y también es una exclusividad para la exploración que tiene obligatoriamente que realizarse porque la finalidad de la ley es poner de manifiesto y producir los hidrocarburos, no dejarlos en el subsuelo. No hay ningún amparo de la ley a una actitud especulativa o a alguna actitud de demora.

¿Por qué se producen demoras en el desarrollo de los yacimientos? Que en esto no somos ingenuos, las demoras se pueden producir por distintos motivos: en primer lugar, puede ser, para el concesionario, que haya demora en desarrollar o en explorar por el plazo de concesión; nosotros lo hemos resuelto en la provincia de Neuquén con las prórrogas, pero también esta nueva interpretación que damos a la ley 17319, estamos en condiciones de dar nuevos derechos de exploración sobre áreas ya concedidas para nuevos tipos de yacimientos para hacer generar nuevos plazos. También puede haber demoras en el desarrollo del yacimiento por el mismo país, porque hay juicios internacionales o arbitrajes internacionales. O puede haber demoras por necesidad de conocimientos de los yacimientos, de conocimientos de las nuevas tecnologías, demoras por los mercados de capitales, por la necesidad de capacitar nuevos recursos humanos, por la disponibilidad de equipos, demoras porque los precios no son convenientes o demoras porque los costos no son convenientes. Pero también puede haber demoras por problemas de infraestructura o de instalaciones pero también puede haber demoras por defectos del sistema regulatorio, que es donde tenemos que prestar especial atención. Si el sistema regulatorio no es claro, preciso y contundente, si los precios y la disponibilidad de recursos no es clara, allí puede haber demoras en la inversión. Entonces aquí, creo que tenemos la obligación de analizar cada uno de los puntos, para ver cómo podemos poner en marcha, estos yacimientos no convencionales en la provincia de Neuquén de manera categórica y que influya en la producción en los próximos dos, tres o cuatro años.

El plazo de la concesión, yo lo tengo claro, construye la exploración de nuevos yacimientos, o los destruye o los traba o los desalienta, depende como sea el plazo. Ese tema lo podemos resolver, en el maro de las prórrogas, repito, en el marco de la ley 17319. Sin tiempo suficiente, no hay inversión de riesgo posible.

En Neuquén, nosotros tenemos un especial interés en construir un ambiente de inversión para explorar, desarrollar y producir en los yacimientos no convencionales, pero son dos caras de la misma moneda. Los concesionarios deben analizar las inversiones necesarias para desarrollar los yacimientos concesionados, tanto en la explotación como en la exploración. Y el Estado debe, y tiene que tomar medidas requeridas por los concesionarios, para que esas obligaciones se puedan cumplir. Y hay que identificar y corregir todos los defectos regulatorios y hay que adecuar el marco normativo a estas realidades, son nuevas realidades geológicas y tecnológicas. La exclusividad de la concesión no es un derecho absoluto, ningún derecho de la Constitución Nacional un derecho absoluto. Son todos derechos regulados, son todos derechos limitados, por las leyes que reglamenten el ejercicio de esos derechos. Pero tampoco es un derecho absoluto del Estado no identificar y no modificar los errores regulatorios. Por eso nosotros creemos que hay que ir a la Ley de Hidrocarburos y buscar en la Ley de Hidrocarburos las soluciones a cada uno de los problemas que se nos presentan. El tiempo es central, nosotros no podemos demorar más tiempo, los argentinos no podemos demorar más tiempo, los neuquinos no podemos demorar más tiempo, nosotros necesitamos desarrollar nuestros yacimientos, necesitamos que se entusiasmen las empresas para desarrollar nuestros yacimientos, para eso necesitamos estas reglas de juego claras. Las hemos esbozado y empezado a poner en marcha con el petróleo plus, el gas plus y el refino plus, pero tenemos que avanzar mucho más todavía en estas normas regulatorias, tenemos que avanzar mucho más porque podemos provocar el nacimiento de una nueva etapa de oro en el gas y petróleo de la provincia de Neuquén.

Quiero, finalmente invitarlos a todos, a que desarrollemos estos yacimientos no convencionales, que continuemos con los convencionales también, hay mucho para hacer todavía en yacimientos convencionales, hay mucho para recuperar en la provincia de Neuquén. Pero en yacimientos no convencionales, repito, queremos generar un ambiente de inversión, reglas de juego claras y proyectarnos a dos o tres años vista para multiplicar la producción de gas y petróleo. En tres años vista de hoy, si nosotros somos capaces de identificar los problemas regulatorios que nos puedan estar trabando, Neuquén va a continuar estando en el primer lugar de la producción de gas pero con una producción multiplicada y Neuquén va a volver a ser el primer productor de petróleo en el país y también con una producción multiplicada.

Hay un pensador que dijo algo importante, yo creo que los geólogos, los científicos que han estudiado estas nuevas tecnologías y la geología de yacimientos no convencionales, han sido verdaderos sabios, verdaderos sabios locos, que han encontrado que la roca madre puede ser desarrollada. Y un pensador decía que las grandes obras, las grandes acciones las sueñan los sabios locos, las desarrollan los hacedores natos, las disfrutan los felices cuerdos y siempre indudablemente las critican los inútiles crónicos. Yo creo que los sabios locos que han desarrollado estas nuevas tecnologías nos han abierto un camino, y ese camino la responsabilidad es de los hacedores natos, que somos nosotros, nosotros tenemos que ser gestores, desde los gobiernos nacional, provincial, desde los sindicatos, desde las empresas, tenemos que ser constructores de una nueva realidad. Nuestra república merece una nueva realidad, no tenemos por qué importar gas, no tenemos por qué no tener combustibles, tenemos todo los elementos dados, tenemos recursos humanos, tenemos empresas, tenemos organizaciones de los trabajadores, tenemos la tecnología disponible, tenemos la naturaleza que ha sido pródiga, con respecto a la cuenca neuquina. Y están dadas las condiciones, los argentinos tenemos la posibilidad de dar el gran salto cualitativo que dio los Estados Unidos que hoy produce el 50 por ciento del gas a partir de los yacimientos no convencionales y que ha logrado desplazar y reemplazar la importación de gas de los buques metaneros que es cara, es costosa y al mismo tiempo es difícil, complicada y además uno queda con su soberanía y con su independencia absolutamente limitada. Creo sí que somos capaces de organizar los contratos, si somos capaces de visualizar las reglas del juego, si somos capaces de acertar en los precios justos el valor en boca de pozo, exacto, justo y equitativo; si dejamos que juegue el empresariado en el mercado de capitales para traer los recursos que hacen falta para invertir, vamos a poder desarrollar la provincia de Neuquén y la cuenca neuquina.

Sería muy injusto para los neuquinos, sería muy injusto incluso para los argentinos no poner en valor estar riquezas. Las riquezas están disponibles, como dice la Ley de Hidrocarburos existe la obligación de extraer los hidrocarburos, existe la obligación de hacer el plan de trabajos y el plan de inversiones pero al mismo tiempo, la Nación y las provincias tenemos la obligación de generar ese marco regulatorio que permita tener precios justos, tarifas justas, tener la posibilidad de generar trabajo y progreso. Nosotros desde la provincia de Neuquén, creemos que estos recursos del subsuelo, que son no renovables, están a disposición, están a disposición de todos los argentinos, para generar desarrollo, para generar progreso. Solamente con desarrollo y progreso y poniendo valor, estos recursos del subsuelo, recursos no renovables vamos a poder generar sobre el suelo una diversificación de la economía, generar una riqueza renovable en el turismo, en la industria, en el conocimiento, la educación, en la salud, en la construcción de viviendas, en levantar nuevas escuelas, nuevas universidades y nuevas fabricas. Estoy seguro que a partir de los yacimientos no convencionales la provincia de Neuquén va a iniciar una nueva etapa, una etapa de oro, de la producción hidrocarburífera, estoy seguro que vamos a contar con las empresas, que vamos a contar con los trabajadores, estoy seguro que vamos a contar con normas justas y razonables de parte del gobierno nacional y ustedes pueden contar con normas justas y razonables también del gobierno provincial, para poner en marcha una riqueza que está allí, está dormida y esta a la espera de nuestra vocación y nuestra decisión para decir tenemos la vocación, la fe, la confianza y la seguridad que vamos a ir a trabajar juntos: empresarios, trabajadores, gobierno nacional y gobierno provincial, para hacer un esquema de ganar-ganar; donde ganen los trabajadores, ganen las empresas, gane el Estado nacional, gane la provincia, ganemos en soberanía, ganemos en independencia, pero que al mismo tiempo con esa riqueza de subsuelo podamos generar sobre el suelo del progreso que es único que va a garantizar paz y progreso en nuestra República Argentina.

Muchas gracias